Calatayud Esta ciudad es el centro neurálgico de la comarca. Además de conservar innumerables y bellísimas muestras de su pasado histórico, es una ciudad abierta, de negocios, de servicios...
Calatayud. Torre de la Colegiata de Santa María Calatayud. Torre de la Colegiata de Santa María Aunque en Calatayud es fácil observar patrimonio, tanto religioso como civil, de distintos estilos arquitectónicos, verás que es el mudéjar el que imprime carácter a la población. Junto al mudéjar el conjunto fortificado islámico, el más antiguo que se conserva en la Península Ibérica. Además merece una visita pausada el recorrido por las calles que conforman el casco antiguo de la ciudad, la mejor manera de adentrarse en el pasado.

Calatayud, por su belleza e historia está declarada Conjunto Histórico Artístico desde 1967, pero, además, hoy en día es una ciudad de servicios, comercial y moderna.

En la ciudad y en sus alrededores, como no podía faltar en tierra de vinos, también son abundantes las bodegas algunas de las cuales ofrecen al viajero la posibilidad de visitar sus instalaciones, degustar sus productos y adquirir su excelente vino.